jueves 20 de febrero de 2020 - Edición Nº1033
DESDE LAS BASES » Opinión » 11 may 2018

Diversidad Sexual

No digan cómo vivimos, pregúntenos cómo queremos vivir

El jueves de 10 de mayo apareció en la televisión argentina una publicidad homofóbica. Dentro de un clima futbolero, casi adiestrado y zombie, desde TyC Sports lanzaron “Putin”, un spot que pretendía dar a entender que el fútbol argentino tiene tintes homosexuales y como el país comunista tiene una latente cultura homofóbica, esto sería un problema.


Por:
Gala Ferreyra.

El video comienza diciendo que en Rusia no se admiten las manifestaciones de amor entre hombres, y que eso es un problema porque, para lxs realizadores del video, “venimos de un lugar donde es común ver llorar a un hombre por otro hombre”.  Se continua enumerando -y casi en forma de burla- prácticas sexuales homosexuales y gestos ordinarios–si, de esas que usan y dicen los que se creen tan machos-,se hipersexualiza el amor homosexual. Como si lo único que importase fuese las relaciones sexuales, cómo lo hacen, con quién o quiénes lo hacen y qué tan seguido lo hacen. Porque no hay nada más morboso que preguntarle a las personas qué tienen entre las piernas y cómo lo usan.

“Arrodillarse frente a otros, revolcarse en el pasto, `romperse todo por otros hombres’ –haciendo alusión al sexo anal mientras se monta la imagen de un futbolista con un desgarro anal en un partido-” es la frase que más asco da y tal vez pueda retratar el pensamiento del macho. ¿Por qué le digo “macho? Porque para nuestra cultura el macho es este ser varonil vetusto que disfruta de su condición privilegiada en la sociedad: un varón hétero irrespetuoso que consigue lo que quiere con violencia y todo aquello que esté fuera de esta definición, es inferior. El futbol –y más que nada la competitividad- es el deporte favorito del macho. Pero el macho es misógino y, como lo femenino es inferior, todo lo que esté ligado a él, es inferior: la homosexualidad es inferior.

Entonces, este spot quiere mostrar que nuestro fútbol es “gay-friendly” o más que nada gay porque muestran sentimientos y pasiones –como si los seres humanos no los tuviésemos, pero para el macho no deben haber emociones como amor, tristeza y devoción; excepto que sea en el fútbol-. Pero cuando dice “señor Putín, si para usted el amor entre hombres es una enfermedad, nosotros estamos muy enfermos. ¿Y sabe qué? Es contagioso”, ahí ya deja en claro que además de ignorantes, quienes hicieron este spot jamás entendieron que la homosexualidad ni siquiera es una enfermedad. El chiste es gracioso cuando nos reímos todxs, no cuando un par de homúnculos se ríen entre ellos porque “mirá, soy re puto”.

Fundación Huésped, una organización argentina que -desde 1989- trabaja en áreas de salud pública con el con foco en VIH/sida, Hepatitis virales, enfermedades prevenibles por vacunas y otras enfermedades transmisibles como dengue y zika, entre otras, así como en salud sexual y reproductiva, hizo su descargo y crítica sobre esta publicidad.

“La gravísima situación de la población LGBT en Rusia y reproducen estereotipos que estigmatizan a esta población. ¡Estamos en problemas!… Y no es divertido”, afirmaron desde su cuenta de Twiter. Comentan que “en Rusia la población LGBT es perseguida y criminalizada” y que “de hecho, en Chechenia las personas gay son privadas de su libertad y torturadas”. Asimismo “los hombres también se abrazan, se acarician, se besan, se dan la mano, se casan, forman familias. Los hombres que eligen amar a otros hombres no sólo se `rompen todo por otros hombres´”.

Indicaron que el hecho de que hoy tengamos la capacidad de comprender que las orientaciones sexuales “corresponden a los deseos de cada persona y no a trastornos psicológicos, enfermedades o amoralidades es una de las principales conquistas de la comunidad LGBT. Retomar viejos conceptos, olvidados y refutados, pone en peligro tantos años de lucha”.

“Como espectadores, pensemos sobre lo siguiente: si vimos este spot y no lo cuestionamos, quizás sea porque nunca nos mostraron algo diferente” opinaron desde la institución.

Concluyeron con que “de los errores, voluntarios o involuntarios, se aprende. Aprendamos y entendamos que con las palabras y las imágenes construimos realidad. Seamos conscientes de qué realidad queremos construir”.

En la ciudad, también se hizo presente el repudio. Desde el Colectivo Feminista Río Grande “repudiamos el spot publicitario del canal deportivo de TyC Sports denominado ‘Putin’ por ser ofensivo e irrespetuoso hacia la comunidad LGTTTBIQ+ de nuestro país y provincia.
Afortunadamente, dicho material audiovisual ya fue removido. Queremos afirmar una vez más que la violencia simbólica también es violencia y que los medios de comunicación, fundamentalmente los de alcance federal y hegemónicos tienen una gran responsabilidad a la hora de informar.
Necesitamos comunicadorxs, publicistas y trabajadorxs de medios con perspectiva de género, entendiendo que la comunicación debe ser democrática, plural y diversa. Una comunicación en la que la diversidad de géneros, de sexualidades, de orientaciones y corporalidades pueda y deba ser visible de un modo respetuoso de la identidad sin reproducir hechos estigmatizantes o discriminatorios”.

Entonces, no digan cómo vivimos aquellas personas disidentes al sistema hétero patriarcal, pregúntennos cómo queremos vivir: siendo respetadxs por el simple hecho de existir. Preguntar es necesario, pero reproducir estamentos tan aberrantes, es ignorancia y violencia pura.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS