El tiempo - Tutiempo.net
miércoles 18 de mayo de 2022 - Edición Nº1260

Sociedad | 7 may 2022

UNA DISCIPLINA QUE CRECE

Del silencio al grito de Goalball

El origen de este deporte se remonta a fines de la Segunda Guerra Mundial, como parte de un programa de rehabilitación para los veteranos que habían quedado ciegos o perdidos gran parte de su visión después del conflicto. Su llegada a Argentina se produjo a principios del año 2000 y en Tierra del Fuego ya tenemos representantes: Los Caiquenes.


Por: Franco Córdoba

Para adentrarnos en el Goalball, que se ha convertido en una de las más emocionantes en las grandes competencias a nivel nacional, tenemos que conocer algunas de sus principales características.

Esta disciplina enfrenta a dos equipos, conformado cada uno por tres jugadores. La cancha interior está marcada con líneas táctiles y en cada extremo hay un arco que mide 9 metros de largo por 1,3 de alto, en la que los miembros del equipo contrario deben meter la pelota tras lanzarla rodando por la cancha. Todos los deportistas pueden tirar y defender su arco con el cuerpo.

Para permitir que practiquen este deporte personas con diferentes grados de discapacidad visual, los jugadores deben llevar un antifaz que les cubra por completo los ojos.

Antes de que empiece el partido, el árbitro pide silencio en toda la cancha para permitir que ambos equipos puedan escuchar el balón sonoro. Sólo se permite gritar y aplaudir cuando se marca un gol.

 

En Río Grande se juega

 

“Este es un deporte de discapacidad visual que se fundó después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de rehabilitar a las personas que venían de padecer la guerra y quedaban con una discapacidad” explicó Lorena Sánchez, profesora del equipo de Goalball “Los Caiquenes”. “En Río Grande se practicó durante el año 2013, 2014 y 2015. Después hicieron Torball que es un deporte parecido, y yo recién lo empecé a dar el año pasado en el mes de octubre. Hemos tenido un avance bastante grande; al principio teníamos tres, y actualmente contamos con nueve chicos. La idea es difundir el deporte.”

Para practicarlo no solo se requiere de un antifaz para cada jugador, sino también de otros elementos como protectores inguinales, protectores mamarios y una pelota muy distinta a las que ya conocemos. La pelota tiene un valor muy elevado y solo se fabrica en Alemania. Actualmente el equipo de Río Grande no cuenta con una propia, sino que utilizan una prestada. 

“Se hace con una pelota que tiene 8 orificios y tiene cascabeles adentro. Ellos a través del sonido y la orientación hacen gol en el arco del frente. La pelota se fabrica en Alemania y hay un solo importador que está en Chile. Hoy en día nuestra plata no vale nada, entonces es cara la pelota. Sale como 35 mil pesos aproximadamente” explicó la entrenadora.

“Gracias a Dios hemos hecho una campaña, logrando recaudar fondos para conseguirla, ya que se nos había roto al medio. También conseguimos el dinero para poder comprar lo que son los inguinales y los protectores mamarios que están dentro de las reglas del deporte”.

Sánchez relató que “una profe nos donó los caños para hacer los arcos y está en proceso realizar a fines de mayo, si Dios quiere, un torneo en el Muriel entre Río Gallegos, Ushuaia y Río Grande”.

El Goalball creció mucho en el país y actualmente hay seleccionado en ambas ramas, masculina y femenina. En nuestra ciudad el grupo “Los Caiquenes” juega la modalidad mixta e integra actualmente a nueve jugadores.

En esta disciplina, Argentina saltó del puesto 65 del ranking mundial al 14. A fuerza de títulos hoy ya se ubica entre los cuatro mejores de América.

“La idea es poder sacar jugadores; tengo una jugadora preseleccionada. La idea es poder entrenarla, presentar los videos y que la elijan, que salga una riograndense de acá, ese es el objetivo”, dijo la profesora Lorena Sánchez. 

Sentir y practicar el deporte

“Empecé a participar en el 2019 antes de la pandemia, con el primer torneo patagónico que se realizó en la localidad de Sarmiento, donde fui parte del  equipo “Los Albatros” de la ciudad de Ushuaia” explicó el jugador Agustín Guerrero del equipo “Los Caiquenes”. “En septiembre del mismo año viaje a Neuquén a la localidad de Plottier”.

Agustín aclaró que “es un deporte que de alguna manera ayuda e incentiva mucho, en este caso a los que tenemos baja visión, que queremos un deporte. Nos ayuda bastante a trabajar nuestra autoestima, viendo que la característica del Goalball es diferente a los otros deportes adaptados, porque este surgió para la orientación y movilidad de aquellas personas que quedaron ciegas por completo después de la Segunda Guerra Mundial. Y aquellos que tenemos baja visión, como es en mi caso, nos ayuda a empezar a ubicarnos más en el lugar, el espacio físico, a estimular y trabajar los otros sentidos”,

La igualdad en el deporte

“Me gustaría participar de otra competencia, creo que es el anhelo de toda persona, de cualquier deportista, más allá del hecho de practicar un deporte. Por ahí se hace mucho énfasis a las “olimpiadas de” o los “paralímpicos de”, pero el deporte es deporte, creo que no hay que encapsularlo. Aquellos que tenemos esta posibilidad de empezar a practicar algo que esta fuera de lo convencional, por así decirlo, de alguna manera es estimulante y nos deja en un podio de estar en igualdad de condiciones con cualquier persona que practique un deporte” dijo el jugador Agustín Guerrero. 

Actualmente el equipo “Los Caiquenes” entrena en la Escuela Especial 2 “Casita de luz”, los lunes y miércoles de 18 a 20 y los sábados de 10 a 12.
 

* Estudiante de 3° año de la Tecnicatura Superior en Comunicación Social del CENT 35. Nota realizada en el marco de la materia Prácticas Profesionalizantes II.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias