El tiempo - Tutiempo.net
jueves 24 de junio de 2021 - Edición Nº932

Sociedad | 5 jun 2021

PERIODISMO RESPONSABLE

Radiografía de una periodista

Florencia Basso es periodista en Río Grande. Se recibió de Licenciada en Comunicación Social en el 2005 luego de estudiar en su provincia natal, Córdoba. De pequeña, con tan solo 7 años, ella y su familia emprendieron viaje para la tierra más austral, en la que decidieron asentarse y crecer. Tiempo más tarde Florencia formaría su familia y su trayectoria profesional ejerciendo la comunicación responsable y al servicio de la comunidad. Se capacitó con perspectiva de género y hoy es una gran referente feminista que sueña con un Río Grande más amable e igualitario.


Por: Candela Flores

Florencia recordó su interés por el periodismo en la adolescencia, cuando cursaba el bachillerato con orientación docente, en la que tenía materias relacionadas a las humanidades y Ciencias Sociales. Sus opciones al ingresar a la universidad eran Comunicación o Psicología, y finalmente encontró su camino desde la Comunicación Social.

 

Confesó haber comprado varios libros relacionados al periodismo cuando tenía 15 o 16 años. Uno de ellos es el famoso Manual de Estilo de Clarín. También, en esa época estudiantil, le llamó la atención que los medios en su mayoría eran ocupados por varones y había muy pocas mujeres. 

 

Florencia nos contó que con su regreso a Río Grande, una vez recibida de la universidad, tuvo diferentes trabajos. Ella caracterizó esta etapa como la construcción de un camino, algo incierto. “Cuando uno se recibe no tenés muy en claro que es lo que querés, lo vas descubriendo. Creés que cuando te recibís tenes todo resuelto. Ahí recién arranca un camino”. 

 

Trabajó en prensa institucional, en el Concejo Deliberante, hizo pasantías en la Municipalidad en área de prensa, fue docente en diferentes instituciones de la ciudad, en proyectos de radio independiente, hasta que se encontró en 2015 con la convocatoria al armado de la radio de la Universidad, en la que aún permanece y asegura que es su lugar.

 

Cuando los feminismos te atraviesan

 

A lo largo de su carrera como profesional de la Comunicación, Florencia se capacitó. Uno de sus primeros encuentros con los derechos humanos fue en una reunión en la Casa del Encuentro -asociación civil que defiende y lucha por los derechos de las mujeres en Argentina -. Ahí conoció colegas en su misma sintonía y se sumó a la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género. 

 

A partir de estas capacitaciones, se encontró también como ser humano. Dice haber resignificado la profesión y hacer su aporte desde ahí, desde un periodismo con enfoque en derechos humanos y  visión de género. 

 

La Red de Periodistas con Visión de Género es descrita por Florencia como un espacio con organización más bien horizontal y federal donde las decisiones se toman de manera colectiva. Proponen  transformar la comunicación desde los derechos humanos pensado en construir una sociedad mejor, más igualitaria.

 

“Con colegas de todas las provincia intercambiamos contenido, sugerimos coberturas y contamos situación que se dan dentro de los medios. También es una red de contención  porque hay medios en los que tenes que  pelearla mucho”.

 

La periodista nos contó que la Red  también puso en circulación cuadernillos de manera colaborativa con UNICEF, con diferentes temáticas - infancias, trata, embarazo adolecente abuso sexual, suicidio - con recomendaciones para los medios de comunicación y comunicadores para las buenas prácticas periodísticas. 

 

Todo lo aprendido y vivido, Florencia lo plasmó y ejerció en nuestra querida Río Grande. Emprendió su camino personal y sostiene que resignificó la profesión. Se involucró cada vez más y encontró un rumbo, lo que la llevó a  organizar el primer `Ni una menos’ junto con otras colegas y compañeras, y desde ahí no paró más. 

 

Sobre su oficio, habló de los comunicadores también como ciudadanos y ciudadanas, y cree que desde ahí se ejerce  desde la militancia, desde la comunicación responsable, ser conscientes de lo que decimos y escribimos. Entiende a la comunicación desde un lugar de servicio, como un derecho humano. 

 

Dice ser facilitadora, darle voz o mejor dicho un espacio a quienes no lo tienen. No desde el sentido de habilitar a alguien a hablar, sino desde dar el espacio, las herramientas y recursos. Por esto resaltó sus estudios en la universidad pública y hoy, el ejercicio de su profesión en una, ese es lugar. 

 

Nueva actualización del software en proceso

 

Con Florencia charlamos sobre los medios y colegas de Río Grande. Resaltó que, como en todas las profesiones, la necesidad y deber de actualizarse. “Creo que debemos ajustarnos a los tiempos que vivimos. Hay criterios, parámetros en relación a la comunicación. Es todo muy dinámico, se ha transformado todo en estos últimos 20 años. No podemos seguir haciendo radio con los mismo parámetros de hace veinte años, ya no va más esa comunicación”.

 

Nos habló sobre el surgimiento de nuevas tecnologías para hacer comunicación, nuevos lenguajes, nuevas formas de publicar. “Hay otras formas de consumo, la gente elige productos comunicacionales de acuerdo a sus intereses. Hay mucho por pensar, qué es lo que damos y qué es lo que la sociedad está pidiendo”. 

 

Muchas veces encontramos excusas para no actualizarnos, conflictos de interés quizás, posiciones ideológicas, políticas o religiosas. Florencia nos dijo que quizás lo que falta es interés, y hablando específicamente de este tiempo de pandemia, dijo que “la excusa de que no hay capacitaciones ya no va - siempre hablando desde un lugar de privilegio, con conexión a internet y demás tecnologías necesarias para atravesar la era virtual -. Capacitaciones hay, virtuales y quedándonos en casa es mucho más fácil”.  También recordó, en esa vieja normalidad que tanto  extrañamos, ir a capacitaciones y ver siempre las mismas caras. 

 

Los cambios son estructurales en todos sus niveles, por eso también nos comentó sobre el accionar del Estado y las pautas publicitarias, recordando que son fondos públicos, y nos llamó a pensar a quién le estamos dando las pautas. “Hay colegas que no hacen una práctica responsable y al no tener una colegiatura no hay manera de resolver esos inconvenientes”. 

 

 Al no haber colegiatura, una junta colectiva en la que se reflexionen y se propongan nuevos modos, algunos medios y colegas hacen cualquier cosa, y nos puso como claro ejemplo, y el más conocido en nuestro país, a la periodista Viviana Canosa. 

 

La utopía no tan utópica

 

Florencia Basso, entre tanta vida de formación, periodismo y todo lo que nos fue contando también es mamá. Y como reflexión nos invita a pensar a futuro en un Río Grande más amable. “Soy mamá de un niño con diagnóstico de autismo. Sueño con una ciudad más amable”, y como todo comunicador o comunicadora no perdió la oportunidad de repensar y construir nuevos significados. “No digo inclusiva porque hay palabras que se pone de moda y las usan sin saber, banalizándolas”.

 

El tema discapacidades la atraviesan a nivel personal y por eso proyecta a futuro una ciudad más amable. “No es necesario entender lo que le pasa al otro para poder tratar bien, para darles un lugar y que todos, todas y todes se sientan bien”. Nos propone ser más humanos, más empáticos y empáticas. 

 

Habla de una sociedad mejor, que es posible. Río Grande tiene muchos aspectos positivos y recursos que hacen posible una sociedad más amena. Florencia no pone solo el foco en el Estado, representantes políticos y clases dirigentes sino que también propone mirarnos a nosotros mismos y hacernos responsables como ciudadanos.

 

En el marco del centenario de Río Grande nos comparte sus pensamientos.  “Me gustaría que como ciudad nos diéramos la posibilidad de repensar la historia que tenemos, pensar qué queremos para los próximos cien; qué lugar tuvieron nuestros pueblos originarios;  qué lugar les dimos y cómo contamos la historia de ellos. Hay mucho por decir, también en relación a las mujeres, qué lugar construyeron, qué hicieron y qué dejaron de hacer”. Habla de los cien años como un acto administrativo en Buenos Aires, “¡Río Grande ya existía!” dijo, y que “los cien años son una oportunidad para seguir pensando hacia dónde vamos, qué queremos y qué nos falta”.

 

 

* Nota realizada por estudiantes de 3° año de la Tecnicatura Superior en Comunicación Social del CENT N° 35, en el marco de la materia Prácticas Profesionalizantes II.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias