domingo 25 de octubre de 2020 - Edición Nº1281
DESDE LAS BASES » Sociedad » 3 sep 2020

LA PALABRA DE UNA SOBREVIVIENTE

“Yo no quiero que el Batallón sea nombrado bien histórico nacional”

Nely Gómez es una de las sobrevivientes de la jornada del 13 de diciembre de 1982, cuando fue asesinada la docente Angélica Florencia Rojas Gutiérrez frente al Casino de Oficiales del BIM 5 en la ciudad de Río Grande, al ser baleado el auto en el que circulaban por un efectivo que estaba de guardia. Dio testimonio de aquel suceso, que nunca fue esclarecido ni juzgado, y se pronunció sobre el proyecto impulsado por el senador Pablo Blanco, que intenta declarar como “bien histórico nacional” a las instalaciones del Batallón en esta ciudad.


En una entrevista realizada este miércoles durante la emisión del programa radial “Desde las Bases”, a través de FM “Nuestras Voces”, Gómez relató que ese día habían compartido un café en la confitería del Hotel Ibarra “porque el ciclo lectivo había terminado y ella se iba de vacaciones en esos días”. Dijo mientras recordaba que habitualmente Angélica viajaba para visitar a sus padres en la provincia de Catamarca, lugar de dónde era oriunda.

Recordó que después de tomar el café partieron con dos amigas más, en un Renault 12 que conducía una de ellas, y pasaron “por el frente del Casino, dónde como muchos chicos estaban festejando con petardos y globos por el final de las clases, sentimos ruido pero pensamos que eran esos petardos”. Mencionó que en esos momentos, cuando se dirigían al Cine Roca para ver la cartelera”, Angélica les manifestó que se sentía mal y creyeron en un primer momento que se trataba de un malestar pasajero, hasta que fueron al hospital.

Nely Gómez recuerda con mucha precisión lo sucedido en esa jornada y relató durante la entrevista cómo observaron la sangre de Angélica al llegar al Hospital Regional de Río Grande y fue un policía, que estaba de guardia, quien les advirtió que habían sido baleadas y que el automóvil tenía “como cuatro o cinco balazos”. Dijo que entonces cayó en la cuenta de la situación que habían vivido y señaló que “las balas estaban cerca de la ventanilla en la que yo estaba, yo no sé para dónde fueron las balas que no estaban en mi cuerpo”, reflexionó.

Durante la entrevista contó que fue el propio policía quien les dijo que permanecieran en el hospital y que él radicaría la denuncia, entendiendo que alguien les había disparado o “se les escaparon estas balas”. Recordó que al efectivo policial le pidieron ayuda y le manifestaron que no comprendían lo sucedido, mencionándole que “nosotras no tenemos enemigos, nosotras somos de una escuela, somos catequistas”.

Mientras Angélica Rojas era asistida en el hospital, intentando evitar el desenlace fatal que finalmente tuvo por las balas recibidas, Gómez señaló que al lugar “llega (el comandante Carlos) Robacio con un grupete y yo le dije: ¿por qué nos dispararon ustedes?”. Pregunta a la cual el por entonces jefe del BIM 5 le respondió “las que dispararon fueron ustedes”, contó la mujer. Nely Gómez dijo “nosotros no matábamos ni un pajarito, yo me puse a gritar y decía que no! Robacio lo único que me decía era: nenita cállate”.

Mencionó que los integrantes de la delegación que acompañaba a Robacio pretendían que abrieran el baúl del auto “seguramente para ponernos un arma, o algo”, expresó la mujer. Incluso aclaró que “en esa época ninguna de las cuatro éramos de ningún partido político, nada”. Destacando luego que cómo reacción al asesinato de Angélica Rojas Gutiérrez “al otro día el pueblo salió a la calle, se cerraron los negocios, hubo un repudio total”.

Recordó también a Marcela Andrade, una niña de 9 años que fue asesinada en junio de 1982, en el marco de un operativo que la Armada realizaba en la zona de la Misión Salesiana sobre la ruta nacional 3, en otro caso que permanece impune. Sobre ese hecho dijo que “el repudio fue total, porque unos meses antes habían matado a una nena también”.

Consultada sobre la iniciativa del senador Pablo Blanco, de declarar “bien histórico” a las instalaciones del BIM, Nely Gómez manifestó “estoy en contra, me parece algo inaceptable. Aparte me extraña de Pablo Blanco porque si no me equivoco él supo de esto que pasó, porque ese día que fuimos a la manifestación aparecieron grupos radicales y peronistas, había carteles de agrupaciones”, remarcó.

Incluso contó que el cuñado de Angélica “era radical” y se mostró contraria a la iniciativa presentada en el Senado, agradeciendo la posibilidad de pronunciarse y reiterando “yo no quiero que el Batallón sea nombrado bien histórico nacional, la familia y yo no lo queremos porque nos parece una falta de respeto para la familia. Igual que para los soldados que estuvieron sin comer, estaqueados, golpeados en las Malvinas también, por eso me parece que es algo que no tiene que suceder”, insistió finalmente.               

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS