domingo 09 de agosto de 2020 - Edición Nº1204
DESDE LAS BASES » Sociedad » 18 jul 2020

EL LADO SOLIDARIO DE LA CUARENTENA

Llenemos los corazones de Tierra del Fuego

Durante esta cuarentena se inauguraron cinco corazones en Tierra del Fuego que servirán para reunir tapitas que darán una ayuda al Hospital de Pediatría Garrahan. Raúl Vargas, creador de estos corazones, nos contó sobre este gran proyecto solidario que llevó a cabo con entusiasmo.


Por:
* Julieta Rojas

Raúl Fernando Vargas, de 32 años, vive en Río Grande y trabaja con herrería artística “todo lo que es reciclado en hierro y chatarra”. Él realizó los corazones para ayudar a la fundación Garrahan. Estuvo presente también el 9 de julio en su inauguración en la plazoleta Don Bosco,  frente a la plaza Almirante Brown. Allí se celebró este nuevo proyecto, y fue transmitido en vivo vía Zoom.

En todo el mundo el virus provocó que tengamos que adecuarnos a diversos cambios en muchos aspectos de la vida cotidiana. Uno de ellos, y muchas veces el más difícil de llevar, fue en el ámbito laboral; los trabajadores independientes fueron afectados por estas nuevas circunstancias, y debieron adaptarse y aprender a sobrellevarlas.

Raúl no fue la excepción; contó que sus ventas se vieron afectadas en el tiempo de cuarentena “sigo vendiendo por Facebook, pero afectó bastante por el tema de que no podía salir a las ferias y expos, además de los viajes a los que voy constantemente en tiempos normales”.

Asimismo tuvo que limitarse a realizar cosas que estuvieran a su alcance “Estuve tratando de reciclar un poco de lo que encontré dentro del taller. Eran muchas cosas las que tenía así que empecé a armar artesanías en reciclado: de lámparas, maceteros, de todo”.

 

Solidarizándonos con el entorno

 

Raúl explicó que a los corazones los hizo con la ayuda de su papá, que también es herrero, y habló de cómo surgió esta iniciativa: “Me llamó Mónica Becerra, encargada de la Fundación Garrahan en Río Grande, para mostrarme el proyecto de los corazones, me comentó que iban a ser solidarios y me preguntó si los podía hacer, me gustó y dije que sí”.

Además, contó que hubo algunas empresas, como Total, YPF y Martínez Sosa, que ayudaron con los materiales para poder realizar esta tarea y pasó de ser un solo corazón a ser cinco. Esto llevó su tiempo, “por corazón es una semana, hacíamos el molde, empezamos a armar lo que es la base principal, los dos cuadros y después cortamos la chapa, la pintura. Se fue formando el corazón entero y a entregarlo”. Aun así, los trabajos fueron hechos con amor y dedicación, ya que sabían que con ello iban a ayudar a muchas personas y eso los motivó.

Estos corazones solidarios se encuentran en distintos puntos de Tierra del Fuego, cuatro de ellos en Río Grande y uno en Ushuaia. “Uno se encuentra en la YPF entre Belgrano y Elcano, otro en la rotonda de YPF, uno en San Martin en Martínez Sosa y el otro en la plazoleta Don Bosco. Hay un último que está en Ushuaia”.

 

Corazones contentos

 

Raúl contó que se sintió orgulloso de ser parte de este proyecto, tanto porque la Fundación Garrahan lo haya contactado y se lo haya ofrecido especialmente a él, como por haberlo armado y que haya tenido una repercusión positiva en la gente. “Ver en la ciudad corazones hechos por nosotros es espectacular”.

Raúl Vargas es un amante de su provincia y su ciudad, por eso, sus planes a futuro tienen que ver con seguir con el tema de la realidad artística, para poder llegar a armar más esculturas en Río Grande y dejar una huella.

 

*  Nota realizada por estudiantes de 3° año de la Tecnicatura Superior en Comunicación Social del CENT N° 35, en el marco de la materia Prácticas Profesionalizantes II.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS