martes 02 de junio de 2020 - Edición Nº1136
DESDE LAS BASES » Sociedad » 26 abr 2020

REFLEXIONES SOBRE LA PANDEMIA

“No hay una salida individual”

El licenciado Leandro Hocquart se refirió a la extensión de la cuarentena y su efecto sobre la salud mental de las personas. También al impacto que tiene sobre distintos sectores de la comunidad. Aseguró que “no hay una salida individual, de acá se sale si nosotros logramos poner nuevos parámetros comunitarios, que nos permitan pensar en una sociedad un poco más digna”.


“Es cierto que llevamos más de 40 días de pandemia y con la necesidad de encierro, a partir de una política sanitaria, lo que empieza a suceder ahora es que se vuelve a verificar que efectos ha tenido esto porque al principio –cuando esta resolución nacional se puso en juego- fue a partir de una urgencia y entonces lo primero que se le ocurrió al grupo sanitario y al Ministerio de Salud fue salvar vidas. Entonces apareció ese aforismo de “quédate en casa” que se repite hasta el cansancio, pero que muchas veces no tiene una base consciente”, advirtió el licenciado Leandro Hocquart, refiriéndose al desarrollo de lo que va de la cuarentena por el COVID 19.

Luego el psicólogo indicó que “no para todo el mundo significará lo mismo” la necesidad de “quedarse en casa”, y en ese aspecto agregó que “de ahí algunas agresiones que hemos podido ver en las noticias, en las redes sociales y demás”. El especialista fue consultado luego sobre la  posibilidad de que los niños y niñas puedan salir durante una hora acompañados de un adulto, aunque con limitaciones respecto de la posibilidad de jugar en una plaza o con el impedimento de relacionarse con otros niños y niñas.

Hocquart mencionó que “es tremendo lo que está pasando, dado que hay un forzamiento que está poco calculado. Sobre todo porque la participación más importante en una sociedad de los niños es por el juego, el niño aprende jugando y haciendo lazos con otros. En eso ellos son excelentes comunicadores, lo que sucede es que llevamos más de 40 días y si estos efectos se empiezan a pronunciar; en los niños tenemos mayores sintomatologías de hiperkinesia, tenemos mayores sintomatologías ansiosas, tenemos imposibilidad de conciliar el sueño y empiezan a aparecer –porque estamos todos conviviendo en espacios muy reducidos- algunos intereses que no corresponden a la edad cronológica del niño, por ejemplo las preocupaciones sobre lo económico y las preocupaciones sobre el futuro”, puntualizó.

El profesional indicó que “de ahí es que han tenido que pensar alguna manera para revertir esta situación y esto que plantean de salir a jugar en un perímetro seguro, es una de las opciones. Si me preguntan a mí no creo que sea la mejor, me parece que es un paño de agua fría para una situación. Pero sí puedo decir, a partir de la clínica, que los niños son mucho más adaptables que los adultos en esto y quizás encuentren otras maneras de hacer lazos sociales, y tal vez nos sorprendan”, deslizó.

Respecto de la situación actual y la incertidumbre que genera por el futuro laboral, social y económico, señaló que “nosotros con la incertidumbre no nos llevamos muy bien, porque es un campo que genera mucha angustia. Entonces cada vez que no nos podemos proyectar a futuro, con algún nivel  de control, nos incomoda. Lo que sucede ahora es que, además de eso, hay un contexto por fuera no solamente la pandemia, tiene que ver con lo económico que se ha desplomado a nivel mundial”.

“Entonces ese es doble juego en el cual no es posible tampoco hacer un cálculo, es decir que todas las acciones que se vienen haciendo son en función de una política sanitaria que se lleva puesto lo económico. Entonces claramente cuando el presidente habla y dice estamos decidiendo por lo sanitario, aparece la gran buena intención de salvar vidas, pero cuando esto se analiza un poquito más en profundidad se empiezan a ver los excluidos de esa política sanitaria y esos excluidos tienen una voz, tienen un colectivo, y hay gente que ha quedado por fuera de los beneficios que el presidente ha podido pensar y cuando estas personas se organizan en función de esa voz, suelen cambiar el clima colectivo de la sociedad”, alertó.

Leandro Hocquart dijo que, desde su especialidad, se sabe que “estas maneras llevan su riesgo, tienen efecto en la salud emocional de las personas, y los efectos se van a empezar a notar a partir de ahora porque hay un cansancio real que tiene que ver con la cantidad de tiempo de encierro que tenemos. Además algunas desproporciones, y me animo a decir que en algún aspecto son terriblemente nocivas, por ejemplo ahora ésta última corrida de noticia que propone pensar en una aplicación que dé solamente tres horas para comprar y volver. Entonces la línea es muy fina, entre que nos están cuidando y nos están controlando, nos están supervisando pero también dicen hasta que momento. Y esto empieza a ser, por lo menos, sospechoso”, expresó.

Para concluir, dijo que con el avance del tiempo de encierro, las estrategias que se plantearon al comienzo de la cuarentena “no alcanzan, porque se convierten en rutinarias. Hace algunas semanas atrás, al comienzo de la cuarentena, mencionábamos la importancia de tener organizado el día, pero también es cierto que pasado este tiempo puede haber un hartazgo de esas mismas estrategias”, advirtió.

Entonces se pronunció a favor de “hacer uso de un concepto que los analistas tomamos, que es la resiliencia, o sea la capacidad de afrontamiento individual frente a las situaciones traumáticas. Y en esto no todas las personas tienen la misma capacidad, algunas tienen capacidades diferentes y asumen los traumas de una manera distinta, se paran frente a las situaciones de incertidumbre de una manera distinta y eso hace también que haya tantas variantes”, expresó Hocquart.

Finalmente recomendó que “todos los ciudadanos tomemos conciencia que -más allá que se vayan redefiniendo las políticas y vayan apareciendo nuevos indicadores, nuevas maneras o nuevas clausulas para respetar la cuarentena- todos nos sintamos partícipes del quédate en casa. Ese tiene que ser un mensaje claro, que nos quedamos en casa no solo porque el Gobierno lo dice, sino porque somos actores activos de esta situación, y si no nos quedamos en casa podrían aparecer esos picos que tanto se mencionan en esta pandemia”.

Luego se dirigió especialmente a los adolescentes, señalando que son un sector que sufre particularmente con estas medidas, mencionando que pueden ser un factor fundamental en esta situación mediante la instrucción “a los adultos mayores sobre las tecnologías nuevas, hacer las compras en la medida que puedan y que sean mayores de edad, en definitiva poniéndose a disposición. Porque no hay una salida individual, de acá se sale si nosotros logramos poner nuevos parámetros comunitarios, que nos permitan pensar en una sociedad un poco más digna”, finalizó el licenciado Hocquart.       

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS